Logo
Economía política internacional
Con ejemplos de América Latina
Ao. Univ. Prof. Dr. Andreas Novy
Departamento para el Desarrollo Urbano y Regional de la Universidad de Economía de Viena
Home
Sitemap
Vorherige
Nächste
 up 2 Teorías económicas
 up 2.3 Keynesianismo
 up 2.3.7 Estructuralismo
 up 2.3.7.3 Celso Furtado

2.3.7.3.4 Subdesarrollo

La industrialización de los países que integran Latinoamérica no surgió de una política deliberada, sino como fruto indirectamente de la larga depresión de los mercados internacionales de productos primarios iniciada con la crisis de 1929.

En una primera fase, la industrialización latinoamericana asumió la forma de sustitución de importaciones. Las inversiones se orientaban en el sentido de diversificar la estructura productiva a fin de que la oferta interna cubriese los espacios que una oferta externa insuficiente dejaba vacíos. Como había factores de producción subutilizados, aunque la producción industrial fuese a costos relativamente altos para los patrones internaciones, las nuevas industrias contribuían a aumentar el producto social. La industrialización sustitutiva, con el competidor externo eliminado por la reducida capacidad de importar, es lo que permitió al productor interno practicar una política de precios elevados. Instalados en el inicio en posiciones privilegiadas, las industrias sustitutivas de importaciones procuraron en las fases subsecuentes mantener esas posiciones.

Otra causa básica de la especificidad de la industrialización latinoamericana está en que ella se realizó en una época en que la tecnología disponible se orientó sistemáticamente en el sentido de ahorrar mano de obra. Si bien es una ventaja disponer de una tecnología ya elaborada y probada, no se puede ignorar que una tecnología exógena no es la misma cosa que una innovación tecnológica engendrada por el propio proceso de desarrollo.

Sea porque los equipos disponibles en los mercados internacionales incorporaron tecnología en uso en los países industrializados, sea porque las empresas de los países subdesarrollados eran subsidiarias de empresas transnacionales, el resultado final termina siendo siempre el mismo: los países subdesarrollados siguieron los patrones tecnológicos de los países industrializados. En consecuencia el excedente de mano de obra –o subempleo- se mantuvo o tendía a crecer con una industrialización periférica. Es esa incapacidad para alcanzar la segunda fase del proceso de desarrollo capitalista –fase en que las estructuras sociales tienden a homogeneizarse- que configuró el subdesarrollo actual.

Las diferencias en el plano social entre subdesarrollo y desarrollo Furtado las desarrolló de la siguiente manera:

La urbanización ocurrida paralelamente a la industrialización de los países que lideran el capitalismo moderno dio origen a sociedades estructuradas en clases con antagonismos e intereses complementarios al mismo tiempo. La lucha por la elevación de los salarios se tradujo en el corto plazo en una amenaza a los intereses de la clase capitalista. La presión provocó una respuesta en el plano tecnológico que produjo una elevación de la productividad. De esta forma el antagonismo puso en movimiento fuerzas que engendraron su superación. Tomando conciencia de esa realidad la clase capitalista percibió la ventaja de institucionalizar el proceso de confrontación lo que fue hecho por intermedio del reconocimiento y la reglamentación del derecho de huelga y otras modificaciones de las instituciones políticas con el objetivo de adaptarlas a los requerimientos de la nueva dinámica social.

La urbanización de los países de industrialización retardada tuvo un fenómeno distinto: recorrió complejas modificaciones en la estructura ocupacional, tales como el crecimiento de actividades ligadas al comercio exterior, la persistencia de formas de organización pre-capitalista en el campo, la penetración de técnicas modernas en ciertos sectores de la agricultura y una extrema concentración de la renta que la industrialización sustitutiva agravó, el aumento relativo de actividades estatales y el acelerado crecimiento demográfico.

La presión que esta masa urbana heterogénea ejerció para aumentar su participación en la renta es un fenómeno distinto del comportamiento de las masas trabajadoras insertas en el sector moderno del sistema productivo. Como consecuencia las masas de los países subdesarrollados aspiraron a tener acceso a empleos que el sistema productivo moderno no estaba en capacidad de crear.

Se explica así que en los países capitalistas industrializados los problemas sociales creados por conflictos en torno a la distribución de la renta, tuvieron una solución, facilitada por el propio avance de la técnica, vale decir, por la difusión de criterios de racionalidad instrumental. En cambio en las estructuras subdesarrolladas, la forma en como penetró la técnica moderna creó problemas de amplias proyecciones en el plano social. La solución a estos problemas tiene que ser de naturaleza política, incluyendo toma de posiciones con respecto a juicios de valor. De ahí que la industrialización retardada se produjera en un cuadro de gran inestabilidad institucional.

En los países industrializados las fuerzas del mercado en principio aseguran el crecimiento económico, pudiendo el gobierno limitarse al ejercicio de funciones reguladoras macroeconómicas, en los países subdesarrollados casi siempre el crecimiento requiere modificaciones estructurales, vale decir, una actuación más compleja del Estado.

En las economías subdesarrolladas el mercado de factores de producción opera en el sentido de incrementar la concentración de la renta, no existiendo en la sociedad civil fuerzas capacitadas de contraponerse a esa tendencia. Cabe reconocer que sólo el Estado puede arbitrar entre acumulación y distribución. El actúa en una u otra dirección conforme a las fuerzas sociales que lo controlan.

Hilfe Seitenanfang
Home Sitemap Suche Bilder Vorherige Nächste

Letzte Aktualisierung dieser Seite:
Öffne externe Links in neuem Fenster?

© Copyright "Lateinamerika-Studien Online"