Logo
Espacios naturales de Latinoamérica:
Desde la Tierra del Fuego hasta el Caribe
Axel Borsdorf, Carlos Dávila, Hannes Hoffert, Carmen Isabel Tinoco Rangel
Institut für Geographie der Universität Innsbruck
Home
Sitemap
Vorherige
Nächste
 up 4 Climatología, o: procesos y estructuras básicos del clima en Latinoamerica
 up 4.2 Climatología dinámica -Principios de la circulación atmosférica en Latinoamérica

4.2.2 ¿Qué son realmente los trópicos?

Además de las definiciones astronómicas existen otras posibilidades para limitar los trópicos aproximadamente que corresponden mucho mejor a la realidad.

Vistos desde una perspectiva astronómica-matemática los trópicos constituyen la región en donde el sol se sitúa en el cenit por lo menos una vez al año. Esta es la franja ancha de las latitudes bajas ubicadas entre los trópicos.

Observaciones climatológicas y geobotánicas indican que un límite tan esquemático no coincide con la realidad. El gran climatólogo Wladimir Köppen, después de innumerables observaciones, propuso establecer los isotermos de 18° C del mes como límite de los trópicos; dicho de otro modo, la media de la temperatura mensual no debe ser inferior a 18° C dentro de los trópicos. Cada lugar en que la temperatura exceda este límite queda fuera de los trópicos según Köppen. En la realidad este límite corresponde más a la propagación de la vegetación tropical que Köppen con entera razón considera como un indicador complejo del clima.

Este límite corresponde más o menos vertical y horizontalmente al coto absoluto de las heladas. Esta línea demarcadora también se emplea para limitar los trópicos, o sea, ahí en donde pueden sobrevenir heladas (nocturnas) se ha llegado fuera de los trópicos.

Carl Troll, insigne geógrafo, define finalmente los trópicos como la zona climática en que la amplitud diurna supera la fluctuación anual. En otras palabras: Los trópicos están situados en las zonas en donde la diferencia de temperatura entre el día y la noche es mayor que la diferencia entre la media mensual del mes más frío y caliente del año.

Todas estas definiciones son valiosas y justificables. En lo que respecta a la investigación climatológica, las definiciones de Köppen y Troll han sido fructíferas y han engendrado toda una serie de mapas climáticos del mundo que representan cartográficamente los límites de los trópicos establecidos por ambos científicos antes mencionados. Al comparar los mapas basados en las reflexiones de estos investigadores, queda comprobado que ninguno de los dos mapas es ideal, cada uno tiene sus "errores", de manera que el uso depende finalmente de las diversas representaciones que uno escoja. Lo importante, por supuesto, es saber que tienen deficiencias.

En el caso de Köppen, la inexacitud mayor quizá se remonte a su definición "térmica" de los trópicos. Dado que la media mensual del mes más frío cae verticalmente con rapidez por debajo de 18° C, ésta se da en los trópicos interiores a 2.000 m aprox. sobre el nivel del mar y los escalonamientos andinos ubicados entre Tierra fría y tierra nevada quedarían de acuerdo con Köppen fuera de los trópicos.

Troll, por el contrario, los incluye con entera razón. Según su definición los niveles fríos de los Andes constituyen a lo sumo una "facies altitudinal" del clima tropical pues las amplitudes diurnas superan ahí las anuales. En el caso del mapa climático de Troll/Paffen y de todos los mapas mundiales posteriores basados en reflexiones teóricas similares postuladas por otros autores surgen patrones que plantean grandes congruencias con los paralelos de latitud. Justamente eso da una interpretación errónea en Latinoamérica.

La causa reside en el abandono de las condiciones hígricas. Köppen incluye expresamente las zonas secas en su clasificación climática. Esta interpretación permite definir con claridad las "diagonales secas“ tan marcadas en América del Sur.

Hay que destacar, sin embargo, que el límite de los trópicos está establecido exclusivamente por las condiciones térmicas y no por las hígricas. Es decir, en los trópicos pueden existir tanto condiciones sumamente húmedas como áridas. La inexactitud del límite de los trópicos, visto desde la perspectiva hígrica, resalta al observar su situación geográfica: El límite está trazado en el centro de la franja subtropical marginal del desierto. A él se unen en ambos lados regiones húmedas alternantes: los climas sabaneros caracterizados por lluvias estivales hacia el ecuador y los de las estepas por fuertes lluvias invernales hacia los polos.

No obstante, el criterio más importante para diferencias los trópicos interiormente son las condiciones hígricas. Ellas permiten hacer una clasificación horizontal. El sol con su aparente movimiento en vaivén en los trópicos obra como timón de las precipitaciones tropicales. Las lluvias cenitales caen como intensas precipitaciones de convección poco después de que el sol haya alcanzado el cenit. Ellas se precipitan por la posición vertical del sol como una tormenta de calor por el empuje ascensional del aire y caen con poco retraso entre marzo y septiembre sobre los trópicos interiores. Las regiones alcanzan ahí un doble de precipitaciones como máximo cuando esos períodos de lluvia no se intercalan.

La orografía, por supuesto, incide también en las precipitaciones tropicales:

Gráfico: Perfil hígrico sobre los Andes colombianos

La temporada de lluvias llega a los trópicos más en verano (el sol en el cenit) hasta que apenas caigan episódicamente y desaparezcan por las corrientes alisias descendientes. De acuerdo con lo antedicho, pueden trazarse tres franjas tropicales adicionales:

  1. Los trópicos ecuatoriales siempre húmedos (climas Af según Köppen)
  2. Los trópicos húmedo alternantes, semihúmedos y semiáridos (Köppen: Aw)
  3. Los trópicos marginales semiáridos hasta áridos (Köppen: BWh/BSh)

Hilfe Seitenanfang
Home Sitemap Suche Bilder Vorherige Nächste

Letzte Aktualisierung dieser Seite:
Öffne externe Links in neuem Fenster?

© Copyright "Lateinamerika-Studien Online"