Logo
Espacios naturales de Latinoamérica:
Desde la Tierra del Fuego hasta el Caribe
Axel Borsdorf, Carlos Dávila, Hannes Hoffert, Carmen Isabel Tinoco Rangel
Institut für Geographie der Universität Innsbruck
Home
Sitemap
Vorherige
Nächste
 up 1 Geología, o: el universo de las rocas de Latinoamérica
 up 1.3 Geología regional
 up 1.3.1 Configuración geológica de Sudamérica
 up 1.3.1.3 Los Andes - una breve visión general

1.3.1.3.6 Andes del Norte

Mapa: Clasificación de los Andes del Norte en Colombia

Colombia

La estructura morfológica de los Andes colombianos muestran con mayor claridad la estructura de los Andes del norte con sus tres sistemas montañosos separados uno del otro. El valle del río Cauca separa la Cordillera Occidental de la Central. Y el amplio valle del río Magdalena separa la central de la Cordillera Oriental. Estas tres cordilleras son totalmente diferentes desde el punto de vista de su formación y estructura.

Especialmente notable son las áreas de subsistencia, unas zonas con gran tendencia al hundimiento, por ejemplo las que se encuentran entre el cordón montañoso colombo-venezolano.

Los Andes del Norte

Entre el Pacífico y la Cordillera Occidental se encuentra el litoral , un área cubierta de colinas constituidas por sedimentos de la edad terciaria. La sierra de Baudó originada por una extrusión volcánica en el mesozoico, es la región más elevada del litoral (1.810 m). Al oriente hay lutitas y esquistos silíceos poco metamorfisados cubiertos por un manto espeso de capas volcánicas de basalto. Dicho complejo forma la Cordillera Oriental. Esa estructura se interpreta hoy en día como resto de una parte de la corteza oceánica con volcanismo de arcos insulares que ha sido agregada a la corteza continental sudamericana en el Terciario. Durante ese período las tonalitas intrusionan en las volcánicas jurásica-cretácicas.

La Cordillera Central está formada principalmente por rocas del Precámbrico y del Paleozoico inferior. Las rocas más típicas de esta cordillera son las metamórficas de transformación leve como las pilitas, cuarzos y conglomerados metamorfisados. La pronunciada foliación y el agudo plegamiento son las características más resaltantes de estas rocas. Las rocas volcánicas están cubiertas de manera discordante por sedimentos continentales del Devónico y del Carbónico superior y por material marino del Carbónico superior y del Pérmico. En el borde oriental se localiza un mezcla compuesta por ignimbritas permotriásicas y por conglomerados del Cretácico, grauvacas, piroclásticas y areniscas calcáreas. Si bien la Cordillera Oriental y la Occidental alcanzan alturas considerables, no obstante el levantamiento de la Cordillera Central ocurre con mayor violencia y dura hasta el Cretácico. La Cordillera Central es además la única región de Colombia afectada por actividades volcánicas jóvenes que comienzan ya en el Mioceno. Volcanes muy jóvenes constituyen las cumbres más elevadas. El Nevado de Tolima (5.215 msnm), el Nevado de Huila (5.439 msnm) y el Nevado de Ruíz (5.400 msnm) son los volcanes más altos de esta cordillera y la erupción de este último en 1985 tuvo consecuencias desastrosas.

La Cordillera Oriental tiene una estructura compleja. Las tres áreas del zócalo pretriásico se localizan (de sur a norte) cerca de Garzón, en la zona de Quetamé y cerca de Santander. La constitución de ese cuerpo es en sí igualmente muy heterogéneo. Las rocas se componen de gneis de elevado metamorfismo y de granulitas. Sobre el basamento antiguo yace de manera discordante una serie cretácica marina en un área bastante amplia. Estas series alcanzan en algunas zonas un espesor de 11.000 m. A diferencia del zócalo subyacente que ha sido afectado por fuertes procesos tectónicos, en el Cretácico se observan sólo estructuras levemente plegadas (lo que es poco común), además dicho enorme paquete de sedimento no ha experimentado a posteriori procesos orogénicos.

Notable es la estructura tectónica de la Cordillera Oriental. La región septentrional está muy subdividida tectónicamente; hacia el sur dominan grandes abombamientos. Estas estructuras influyen también en el aspecto de las unidades de cobertura sedimentarias. Se trata, en general, de un enorme bloque levantado por procesos orogénicos entre las áreas bajas del río Magdalena en el occidente y los llanos en el oriente. Fallas individuales en el zócalo presentan una diferencia de altura de 10.000 metros.

La tectónica reciente juega también un papel relevante en el basamento norte de Colombia. La Sierra Nevada de Santa Marta y la península de la Guajira de bastante menos altitud se encuentran separadas del resto de los Andes por cuencas. La Sierra Nevada de Santa Marta es un bloque limitado por doquier por estructuras tectónicas. Realmente imponente es el Cristobal Colón, una montaña ubicada muy cerca del mar Caribe y cuyos 5.776 metros de altura lo convierten en el más alto de la Sierra Nevada de Santa Marta.

La Sierra Nevada se caracteriza al igual que las otras montañas al norte de Colombia por su compleja estructura interna. Frente al zócalo elevado en forma de bloque se hallan las partes de la corteza hundidas, unas cuencas rellenas de espesos paquetes sedimentarios.

La estructura interna está compuesta por gneises precámbricos altamente metamorfisados, granulitas y amfibolitas. Prosiguen sedimentos rojos permotriásicos e ignimbritas. Entre 190 y 50 millones de años atrás intrusionan amplios plutones graníticos.

Una de las zonas de fallas más importantes de los Andes es la de Oca, un sistema que sigue una orientación W-E detectables inclusive en la Cordillera de Mérida al occidente de Venezuela. La falla de Oca limita con la Sierra Nevada hacia el norte y este. Los movimientos verticales de varios miles de metros han sido muy efectivos —por ejemplo en el Terciario inferior— y se consideran como las tendencias verticales más intensas de los Andes. Las derivas del Eoceno producen un desplazamiento horizontal de 15 a 20 kilómetros. Estas y otras dislocaciones tectónicas de la Sierra Nevada se producen por la interacción entre la placa del Caribe y la de Sudamérica.

Venezuela

Los Andes en Venezuela

La Cordillera de Mérida es una prolongación de la Cordillera Oriental de Colombia. Su cima más elevada es el pico Bolívar (5.007 msnm) ubicado al sureste de la ciudad de Mérida. La Cordillera de Mérida y la Sierra de Perijá —una prolongación de la Cordillera Oriental cuyo pico más alto es el Taetria (3.750 msnm)— enmarcan el Golfo de Maracaibo separándolo de las llanuras del Orinoco. Ambos sistemas están compuestos por series de rocas metamóficas del Precámbrico y del Paleozoico inferior. Posteriormente se suman sedimentos marinos de gran espesor depositados entre el Ordovícico y el Devónico. También se encuentran secuencias de facies de tipo flisch. En el Paleozoico inferior ocurren sedimentaciones de materiales marinos y continentales. El material triásico y jurásico que se encuentra parcialmente es sobre todo de tipo fluvial. Durante el Cretácico se desarrolla una importante transgresión marina. Series marino-terrestres poco gruesas del Terciario se superponen en el Cretácico. La parte superior la constituyen sedimentos molásicos del Mioceno.

Los eventos magmáticos datan del Paleozoico, una era durante la cual intrusionan reiteradamente cuerpos de granito. También las actividades volcánicas se limitan al Paleozoico. En este contexto, los Andes venezolanos se diferencian claramente de las demás áreas de la Cordillera Andina pues desde el Triásico no se han registrado eventos magmáticos en esa región. Algo que marca esta área durante ese período ha sido las roturas por fallas tectónicas, los movimientos de bloques y la formación de cuencas tipo graben, eventos que duran hasta la formación final de los Andes merced a la fuerte orogenia ocurrida en las postrimerías del Eoceno.

Hilfe Seitenanfang
Home Sitemap Suche Bilder Vorherige Nächste

Letzte Aktualisierung dieser Seite:
Öffne externe Links in neuem Fenster?

© Copyright "Lateinamerika-Studien Online"