Logo
Espacios naturales de Latinoamérica:
Desde la Tierra del Fuego hasta el Caribe
Axel Borsdorf, Carlos Dávila, Hannes Hoffert, Carmen Isabel Tinoco Rangel
Institut für Geographie der Universität Innsbruck
Home
Sitemap
Vorherige
Nächste
 up 1 Geología, o: el universo de las rocas de Latinoamérica
 up 1.3 Geología regional
 up 1.3.1 Configuración geológica de Sudamérica
 up 1.3.1.3 Los Andes - una breve visión general

1.3.1.3.5 Andes Centrales

Impresiónes Impresiónes
Impresiónes Impresiónes

Hay numerosas clasificaciones de los Andes. De acuerdo con la mencionada a continuación, los Andes centrales se extienden desde el volcán Llullaillaco en el norte de Chile en donde las cordilleras orientales y occidentales se separan hacia el norte encerrando el Altiplano boliviano en el nudo de Vilcanota. En ese lugar las cordilleras vuelven a aproximarse y se dirigen al sur de Ecuador para separarse nuevamente y abrir espacio a una serie de cuencas que Alexander von Humboldt bautiza con el nombre de "corredor de los volcanes" hasta el Nudo de Pato en la frontera colombo-ecuatoriana. A partir de ese Nudo surgen tres cordones que difieren tanto en su estructura geológica como en su formación. Característico de los Andes centrales son sus ramales (la Cordillera Oriental y la Occidental) divisibles en su extensión norte a sur en tres secciones: Ecuador, Perú hasta el Nudo de Vilcanota y Perú-Bolivia.

Aunque es imposible a veces limitar y determinar estructuralmente con exactitud en la morfología, la sucesión de la estructura interna característica se desplaza de occidente hacia oriente de la manera siguiente:

Gráfico: Corte transversal de los Andes

Los Andes Centrales incluyen la parte más ancha (aproximadamente 900 km) de los Andes en su extensión W-O. En esta región se encuentra la energía del relieve más grande de la Tierra: en una distancia horizontal relativamente corta, los Andes ascienden a 8.000 m partiendo de la cuenca oceánica de Perú y llegan hasta casi 7.000 msnm en el volcán Ojos del Salado. También pueden identificarse algunos elementos morfológicos individuales de los Andes colocados paralelamente en la extensión N-S y NW-SO.

Cordillera de la Costa

La Cordillera de la Costa forma en algunas áreas acantilados y se eleva hasta 2.500 msnm. En la Sierra Vicuña se registran las mayores elevaciones calculadas sobre los 3.000 msnm. Esta cordillera proviene de un zócalo precámbrico metamórfico que aflora también en la superficie entre Mollendo y Arequipa. Los gneises y granulitas de esta región son las rocas más antiguas de los Andes cuya edad se estima en unos 2 millardos de años. Las series paleozoicas se encuentran sólo en algunas áreas de la costa chilena. Las series precrámbricas y paleozoicas constituyen el basamento cristalino de la Precordillera, un zócalo sobre el que yace un paquete de sedimento levemente deformado y marcado con dislocaciones por doquier. Durante la transición triásico - jurásico ocurre un volcanismo basáltico-andesítico cuyo paquete de rocas tiene parcialmente un espesor considerable (superior a los 10.000 m). Amplias zonas de la cordillera han sido afectadas por plutónicas gigantes, aunque las intrusiones del Paleozoico inferior, del Jurásico y del Cretácico han sido las más importantes. Las batolitas de la costa peruana tienen, p.ej., 1.300 km de largo.

La Alta Cordillera o la Cordillera Occidental

La Cordillera Occidental es el piso más alto de los Andes. Característico de su fisonomía son las cientos de cumbres, principalmente estratovolcanes que rozan los 7.000 msnm. Su configuración interna no es homogénea.

El basamento es un zócalo cristalino de tiempos remotos poco perceptible en la actualidad. La cordillera está cubierta por rocas volcánicas cenozóicas de gran espesor en los 27° de latitud sur con orientación norte. Se estima que la actividad volcánica principia hace unos 25 millones de años. Cientos de estratovolcanes conforman las áreas más altas y sobresalientes de esta región. Un área de 200.000 km² ignimbritas cubren el zócalo de esta cordillera ubicado a 4.000 metros de profundidad. El Ojos del Salado (6.880 msnm) y el Llullaillaco (6.723 msnm) son los volcanes más elevados del planeta. Las cumbres sudperuanas también alcanzan grandes alturas, p.ej., Ampato (6.319 msnm) y Coropuna (6.426 msnm).

Puna (Argentina) o Altiplano (Bolivia)

Entre la Cordillera Occidental y la Oriental se encuentra una cuenca de 2.000 km de largo que se extiende desde el noroeste de Argentina atravesando Bolivia hasta el sur de Perú. La porción de corteza perteneciente al bloque Puna-Altiplano perdura en forma de graben durante el Cenozoico, era en la cual se elevan los Andes. El descenso de esta corteza ocurre con relativa rapidez. La cuenca se rellena entonces con espesos sedimentos del Cretácico superior calculados en unos 14.000 metros. Estos depósitos han permitido comprender el proceso de sumersión antes mencionado. La orogenia que llevó a todo el bloque a alcanzar alturas oscilantes entre los 3.000 y 4.000 msnm en la actualidad principia en el Pleistoceno y no ha concluido aún. Los salares y lagos de sal son los elementos más resaltantes en el paisaje de esta región. El Uyuni es el salar más grande de Sudamérica y el Titicaca es el lago navegable más alto del mundo. El volcanismo ocurrido en el Mioceno modifica el paisaje del Altiplano del cual surgen altos estratovolcanes como el Sajama (6.520 msnm) y el Queva (6.130 msnm).

La Cordillera Oriental en el noroeste argentino

La Cordillera Oriental comienza en el Tucumán argentino y forma la Cordillera Oriental y Cordillera Real en Bolivia y la Cordillera Oriental en Perú. Ésta termina aproximadamente a la altura de Lima.

Los componentes más importantes de esta cordillera son los sedimentos paleozoicos cuyo espesor oscila entre 10.000 y 15.000 metros. Dichos sedimentos pertenecen a una cuenca intramontana localizada entre el Escudo brasileño y la montaña precámbrica en la costa del Pacífico. Se trata de sedimentos marinos compuestos principalmente de pelitas y psamitas.

La edad de las rocas difiere aunque todas se hayan formado en el Paleozoico. Únicamente en Argentina y en el sur de Bolivia es posible encontrar elementos del Cámbrico. Los sedimentos con mayor espesor son los que se forman durante el Ordovícico y en el Devónico, sobre todo en Argentina y en Perú. Dos procesos orogénicos ocurridos en el Paleozoico inciden en los sedimentos y éstos, en consecuencia, sufren un leve metamorfismo y se pliegan. Materiales del Paleozoico superior (por ejemplo del Carbónico y Pérmico) yacen en la mayoría de las facies continentales y están colocados de manera discordante sobre el Paleozoico más antiguo. El zócalo proterozóico aflora en la actualidad únicamente en algunas zonas de Argentina y Perú en forma de pilitas y mica-esquistos.

Un segundo elemento de la configuración interna son las rocas ígneas de diferentes edades. Las intrusivas y extrusivas del Paleozoicos son especialmente importantes en Perú, región en donde se producen rocas magmáticas (granitos e ignimbritas) de 1.000 km de largo durante el paleozoico superior. En el manto paleozoico de la Cordillera Real de Bolivia intrusionan rocas plutónicas desde el Mesozoico hasta el Terciario. Procesos erosivos las dejan a la intemperie y hoy en día constituyen las enormes cumbres de los nevados Illampu (6.550 msnm) e Illimani (6.439 msnm).

Sobre el zócalo paleozoico de la parte argentina se han formado en algunas áreas estructuras constituidas por sedimentos rojos continentales del Cretácico superior y del Triásico cuyo espesor se estima en unos 5.000 metros.

La Cordillera Blaca de Perú es considerada como uno de los paraísos para la práctica del montañismo extremo en Latinoamérica. Esta cordillera está formada por esquistos y psamitas del Carbónico superior y del Cretácico. Dicha serie ha sido quebrada por la roca ígnea del Macizo Huascarán (6.778 msnm). La cordillera andina de Perú es una región montañosa enorme y compacta desde el punto de vista morfológico. Una depresión divide la cordillera claramente en Ecuador. Siguiendo hacia el norte, la cordillera se vuelve a dividir en Colombia formando tres regiones montañosas independientes.

Macizo Huascarán

Norte de Perú

En el centro y en el norte de Perú se hace una diferencia a grosso modo entre la Cordillera Oriental y la Occidental. La Cordillera Occidental está subdividida en varias series jurásicas y cretácicas compuestas por rocas volcánicas, volcanoclásticas y sedimentos. Desde el Cretácico medio intrusionan en esa compleja formación rocosa batolitas de ambientes costeros. Estas plutónicas caracterizan las áreas montañosas. En comparación con las secciones nortes y sur de los Andes, la Cordillera Occidental sufre un intenso plegamiento entre el Mesozoico y Terciario. En suma, este cordón montañoso tiene una configuración complicada.

Otra peculiaridad de la Cordillera Oriental: en ella afloran hasta la actualidad esquistos precámbricos y paleozoico que han sufrido grandes transformaciones durante los procesos orogénicos del Paleozoico y se han completado con intrusiones. La formación de sedimentos rojos continentales y rocas volcánicas entre el Cretácico superior y el Plioceno han renovado la Cordillera Oriental.

La zona subandina en el oriente marca el fin de los Andes. Dicha región se compone de tres elementos distintos, todos formados de rocas mesozoicas y cenozoicas.

Ecuador

Dos cordones montañosos atraviesan Ecuador: la Cordillera Occidental y la Cordillera Oriental. A estas cordilleras las separa una fosa tectónica tipo graben en donde se encuentra la ciudad de Quito. Entre la costa del Pacífico y la Cordillera Occidental se halla una extensa llanura litoral y el golfo de Guayaquil. El amplio litoral está formado por gruesos paquetes de sedimentos ricos en petróleo depositados entre el Cretácico y el Terciario. La Cordillera Chogón y Colonche es una singularidad tectónica. En comparación con la Cordillera de los Andes que tiene un rumbo de norte a sur, la Chogón y Colonche se extiende en dirección WNW-ESE y su mayor elevación no sobrepasa los 700 msnm.

La Cordillera Occidental está constituida por rocas volcánicas basálticas del Cretácico y de pelitas cuyo espesor alcanza unos 1.000 metros. Dicha serie rocosa ha sido plegada reiteradamente en el Cretácico superior y en el Terciario. Hacia el oriente se encuentran sedimentos tipo flysch del Cretácico superior cubiertos por materiales del Terciario. Fuertes movimientos tectónicos han afectado y plegado ambas series.

Durante la orogenia del Terciario se forma también la cuenca tipo graben de Quito. La superficie actual se encuentra a una altura que oscila entre 2.500 y 3.000 msnm. La fosa tectónica contiene espesas capas de material piroclástico. Entre éstas se hallan también sedimentos de material glacial. En el Terciario principia un volcanismo de gran intensidad. En el área de la cuenca se forman enormes volcanes como el Chimborazo (6.310 msnm) o el Cotopaxi (5.897 msnm) cerca de Quito.

La Cordillera Oriental, una cadena que atraviesa todo Ecuador con sus 650 km de largo, está conformada casi exclusivamente de rocas metamórficas muy antiguas. El complejo rocoso contiene gneise con alto grado de metamorfismo, migmatitas del Precámbrico, paragneises, esquistos verdes y de pelitas de metamorfismo leve. Las rocas más jóvenes provienen del Paleozoico. En el Jurásico superior y en el Terciario comienzan las intrusiones individuales de granitos en el borde oriental.

La zona subandina se desarrolla en una amplia depresión entre el Escudo brasileño y los Andes. Entre el Devónico superior y el Cuaternario se deposita en esa zona series de sedimentos petrolíferos cuyo espesor sobrepasa los 10.000 metros. Estas series han sido levantadas constantemente por procesos epirogénicos.

Hilfe Seitenanfang
Home Sitemap Suche Bilder Vorherige Nächste
Letzte Aktualisierung dieser Seite:
Öffne externe Links in neuem Fenster?

© Copyright "Lateinamerika-Studien Online"