Logo
Espacios naturales de Latinoamérica:
Desde la Tierra del Fuego hasta el Caribe
Axel Borsdorf, Carlos Dávila, Hannes Hoffert, Carmen Isabel Tinoco Rangel
Institut für Geographie der Universität Innsbruck
Home
Sitemap
Vorherige
Nächste
 up 5 Biodiversidad en Latinoamérica
 up 5.4 Biodiversidad en Latinoamérica - una increíble variedad de especies
 up 5.4.12 Die Südlichen Wälder

5.4.12.4 Bosques siempreverdes con Nothofagus

El roble y el raulí son especies caducifolias. Mas hay una especie siempreverde en las regiones australes de haya falsa de gran porte: el coihué (nothofagus dombeyi). Los bosques poblados con estos árboles de hojas persistentes se extienden desde la cordillera costera al sur de Concepción hasta Tierra del Fuego. La extensa penetración de los bosques hacia el sur proporciona un clima sumamente equilibrado, con medias entre 8°C en el norte y 5,4°C en el sur y precipitaciones de 4.000 mm en el norte y 2.000 mm en el sur. Hasta en verano puede nevar en la costa, mas la nieve se derrite bastante rápido. Las tasas de evaporación son reducidas por el permanente viento que sopla del oeste cuya fuerza aumenta a medida que se desplaza hacia el sur.

Bosque de Nothofagus en lago Nahuel Huapi, Argentina

Se hace una diferencia entre dos tipos de bosques:

El bosque de coihue o coigüe formado por la especie Nothofagus dombeyi que cubre la zona septentrional hasta unos 48° de latitud sur pero todavía en el paso de transición hacia la selva pluvial de Valdivia. La lenga sustituye al coihue en el límite superior del bosque en el que prosigue finalmente el piso de formas arbustivas típicas de los climas subárticos y subalpinos con ñirre. En la zona oriental termina de propagarse el coihue con 1.500 mm de precipitaciones. El bosque de coihue es una comunidad de árboles exigentes que se intercala con el de cipreses en el oriente poblando en forma lineal los desfiladores por donde fluyen con rapidez las corrientes de agua. La altura de los bosques de coihue oscila entre los 30 y 35 m y un espeso sotobosque de quilas (bambús) de tallos delgados impide una reproducción excesiva de los árboles. Impresionan los gruesos troncos de los coihues con sus 8,2 m de ancho que se elevan hasta alrededor de 50 m.

La madera del coihue no se pudre quizá por crecer en suelos suficientemente húmedos. Por sus múltiples posibilidades de aplicación es una madera muy apreciada para rellenar calles y caminos en terrenos pantanosos, para fabricar traviesas de ferrocarriles o para usarla en la construcción.

El bosque de guindo, Nothofagus betuloides, reemplaza el coihue en los bosques australes. El guindo, o coihue de Magallanes, es una especie que crece también como árbol solitario en pisos altitudinales elevados y se distribuye hasta el límite del bosque. Con troncos cuya altura asciende a 18 m como máximo y disminuye a 6 m en Tierra del Fuego, estos árboles lucen las marcas de las tormentas permanentes que azotan la zona. Colchones de musgo alto y espeso dificultan además su penetración en los bosques. El límite altitudinal de este bosque oscila entre los 600 y 400 m y el de Lenga lo reemplaza en regiones más elevadas.

En las hondonadas y valles se distribuyen bosques pantanosos que se convierten más al sur en zonas carentes de árboles similares a los ´Hochmoor´ —turberas altas formadas por la lluvia— de Europa central.

Hilfe Seitenanfang
Home Sitemap Suche Bilder Vorherige Nächste

Letzte Aktualisierung dieser Seite:
Öffne externe Links in neuem Fenster?

© Copyright "Lateinamerika-Studien Online"